RENOVABLES

Energía solar, una fuente limpia y accesible

La tecnología en sistemas fotovoltaico continúa avanzando y los precios continúan bajando, lo que está contribuyendo positivamente para el crecimiento de uso de energía solar en el mundo.

El estado de salud del planeta depende de las acciones que los seres humanos decidimos tomar. Sean pequeñas o grandes deben estar enfocadas a enfrentar el problema del calentamiento global. Hasta el año 2020, el 5% del consumo de energía primaria a nivel mundial, está basado en energía renovable, mientras que el 57% se basa en hidrocarburos y el 27% en carbón, fuentes que no son renovables y que provocan la emisión de gases de efecto invernadero.
La crisis sanitaria nos ha llevado a entender que debemos hacer las cosas mejor y nuestras acciones deben generar un impacto positivo hacia nuestro medio ambiente. Los servicios energéticos son claves para la salud de la población, y la lucha contra la pandemia, según las Naciones Unidas, es importante priorizar que las soluciones energéticas suministren energía a los centros de salud y a los equipos de respuesta inicial; mantener a los consumidores vulnerables conectados y aumentar la producción de energía fiable, ininterrumpida y suficiente como preparación para una recuperación económica más sostenible.
En tal sentido, ya sea por sustitución o por necesidad energética, el camino hacia la implementación de energías renovables es inminente y favorable, puesto que implica el funcionamiento de un sistema limpio, inagotable y, aún más importante, accesible a cualquier rincón del país. Muchos países de la región están embarcados en la transición energética y Bolivia no se queda atrás. La inversión en energías renovables tiene un gran impacto, no solo para el consumidor sino también en la generación de empleos e inversión en el país.
Este enfoque ya está en la mira de las empresas en Bolivia y, Bolpegas, empresa visionaria del sector energético, creó su división “Energías Renovables”, con toda la capacidad técnica para la implementación de proyectos de transformación energética. Los sistemas solares fotovoltaicos ya son una realidad y los podemos encontrar en diferentes lugares del país.
Andrea Carrillo, Coordinadora de Proyectos – Energías Renovables de Bolpegas dijo que un proyecto de esta naturaleza implica realizar previamente un estudio de pre-factibilidad y factibilidad donde se evalúan factores técnicos, financieros y de impacto social. Posteriormente, se procede a las etapas de desarrollo, construcción y puesta en marcha del sistema.
El uso de energía solar para la generación de energía eléctrica nos permite contribuir a la mitigación del cambio climático y disminución del efecto invernadero. Además, tomando en cuenta que la vida útil de un proyecto solar fotovoltaico está entre los 25 y 30 años y requiere un mantenimiento económico y sencillo. La tecnología en sistemas fotovoltaico continúa avanzando y los precios continúan bajando, lo que está contribuyendo positivamente para el crecimiento de uso de energía solar en el mundo.
El cambio hacia la transición energética se trata de una transformación enfocada a las energías renovables tratando de dejar las formas convencionales de generación de energía. La transición energética también implica el uso responsable y sostenible de la energía estableciendo pautas de eficiencia energética.
El escenario 2020-2021 nos muestra claramente el gran desafío que tenemos como país respecto a las acciones que debemos tomar en beneficio de la economía y la salud de la gente. Nuestro objetivo debe ser un aire limpio y sin contaminación, con fuentes inagotables de energía, saludables y eficientes. La visión de empresas bolivianas, como Bolpegas, están transformando el concepto y con una mirada visionaria hacia el bienestar

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: