ENTREVISTAS

Manolo Trujillo: “El órgano regulador nuclear no puede ser juez y parte”

La Sociedad Boliviana de Energía Nuclear – SOBOEN denunció el incumplimiento de tres convenciones internacionales en relación a la estructuración y consolidación del órgano regulador, así como incumplimiento de nuestra propia Ley.

SOBOEN tenía observaciones al programa nuclear, qué avances se tiene al respecto?
Planteamos observaciones estructurales en el desarrollo del programa nuclear boliviano y presentamos denuncias específicas de profesionales de la industria nuclear que hicimos llegar a la presidenta Jeaninne Añez y sus ministros.
Las denuncias tienen que ver con el incumplimiento de tres convenciones internacionales de parte de nuestro país, en relación a la estructuración y consolidación del órgano regulador y la seguridad nuclear, así como el incumplimiento de algunos artículos de nuestra propia Ley No. 1205 de Aplicaciones de la Tecnología Nuclear, y el incumplimiento de algunos de los estándares del Organismo Internacional de Energía Atómica – OIEA y principios fundamentales para el desarrollo del programa nuclear boliviano.
Los tres puntos anteriores fueron observados y denunciados ante las autoridades de gobierno, en vista de que el órgano regulador (Autoridad de Electricidad y Tecnología Nuclear – AETN), se encuentra bajo tuición de la misma cartera de Estado, el Ministerio de Energía que es el operador más importante; y la Agencia Boliviana de Energía Nuclear – ABEN, por lo que no puede una institución matriz del programa nuclear ser juez y parte.
Denuciamos también que se habría cerrado definitivamente el Instituto Boliviano de Ciencia y Tecnología Nuclear – IBTEN, sin considerarse las recomendaciones del OIEA de potenciar y fortalecer esta institución, aprovechando los recursos humanos, la experiencia de más de 35 años, como institución representante icono de nuestro Estado ante la OIEA, su cierre definitivo dio lugar a que su infraestructura y algo de los recursos humanos pasara a la ABEN y a la recién reestructurada AETN, lo cual generó despidos de capital humano capacitado, inestabilidad laboral, transferencia de ítems y fondos acumulados por el IBTEN, entre otros.
El órgano regulador se redujo a una dirección en la AETN, con un mínimo de presupuesto, un recurso humano de unas cinco personas entre juniors con contratos por tres meses, para desarrollar reglamentación, inspecciones, autorizaciones y licencias a un proyecto estratégico de aproximadamente $us 500 millones.
Por otra parte se solicitó una auditoría a los dos acuerdos de cooperación en el campo del uso pacífico de la energía nuclear y cooperación en la construcción del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear, suscritos entre Bolivia, y la Corporación Estatal Nuclear Rusa Rosatom, que hacen una inversión de $us 300 millones y $us 150 millones adjudicados a la Empresa INVAP para la construcción y equipamiento de la red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia.
¿Qué ajustes se tienen que realizar al programa?
El pilar fundamental para el adecuado desarrollo de un programa nuclear que involucra una cartera de proyectos diversificada y transversal a varios sectores, por la naturaleza de sus aplicaciones, es un órgano regulador sólido y poderoso, de hecho la prioridad inmediata es fortalecer sus capacidades e independizarlo para que no se encuentre bajo la misma tuición de la Institución cabeza de sector, donde se encuentra el operador.
Resultaría ideal la recuperación del IBTEN, lastimosamente consideramos que su cierre definitivo fue un desacierto, de la misma manera recuperar el capital humano especializado de esta institución y gestionar la admisión de los profesionales especializados en el área, por competencias.
Debería también considerarse la alternativa de la Conformación de una Comisión de Alto Nivel multidisciplinaria con representantes de los distintos ministerios involucrados en las aplicaciones de la energía nuclear y la seguridad estratégica nacional (Ministerio de Energía, Salud, Minería, Desarrollo Productivo, Defensa, entre otros), en vista que es transversal en sus usos y aplicaciones.
¿Existe una normativa que apoye el desarrollo de la tecnología nuclear? ¿Se debe trabajar en el tema regulatorio?
Estamos convencidos que cuando un país encara el desarrollo de un programa nuclear, el órgano regulador es fundamental, es la base de la construcción de una cultura de seguridad nuclear, para prever éxito en el diseño y ejecución de una cartera de planes, programas y proyectos en esta área tan importante tecnológicamente hablando, y por los beneficios que la implementación y el adecuado manejo de la industria nuclear en nuestro país.
Es responsabilidad y función del gobierno establecer la política nacional en materia de seguridad mediante diferentes instrumentos, estatutos y leyes. El órgano regulador – se debe encargar de aplicar las políticas y ley 1205 mediante un programa de reglamentación.
Asimismo, existe una serie de requisitos básicos que se deben cumplir como el establecimiento e independencia de un órgano regulador que no estará completamente separado de otros órganos gubernamentales.
Para ser efectivamente independiente de influencias indebidas al adoptar sus decisiones, el órgano regulador debe disponer de suficientes facultades y suficiente personal competente y tendrá acceso a suficientes recursos financieros para desarrollar el programa.
¿Cuáles son los proyectos que se perfilan con tecnología nuclear y cuáles son los tiempos en que pueden ejecutarse?
El proyecto integral estratégico en ejecución es la implementación del CIDTN que tendrá una inversión superior al $us 300 millones contará con tres componentes: El Complejo Ciclotrón-Radio farmacia Preclínica, la Planta Multipropósito de Irradiación y el Reactor Nuclear de Investigación.
La provisión, llave en mano, con una inversión de $us 150 millones, de los Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia, emplazados en las ciudades de el Alto, La Paz y Santa Cruz, los cuales realizarán, de manera integral, el diagnóstico y tratamiento del cáncer gracias a sus servicios de medicina nuclear, oncología clínica y radioterapia oncológica, a la fecha el primer Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia está prácticamente concluido.
Cada centro contará con un tomógrafo por emisión de positrones (PET/CT), un tomógrafo por emisión de fotón único (SPECT/CT) y dos aceleradores lineales, equipos de última tecnología que permitirán realizar diagnóstico del cáncer con alta precisión, lo que permitirá un tratamiento oportuno y adecuado para los pacientes.
Se tiene previsto concluir con estos proyectos hasta el 2021. Sin embargo, a la fecha se tiene paralizadas las construcciones y avance del CIDTN, sumado a la posible disposición de auditorías que posiblemente genere una reprogramación.
¿Se tiene la capacidad de desarrollar la energía nuclear en el país? ¿Es viable?
Es una responsabilidad enorme, asumir el reto de encarar un programa de generación nucleoeléctrica y la decisión deberá ser basada en los resultados de una adecuada planificación integrada de recursos que analice la oferta y demanda de energía en nuestro país y la región, con el enfoque de corazón energético de Sudamérica y la opción de exportación de energía, de al menos un horizonte de tiempo de unos 30 años y evaluar los costos completos considerando las dimensiones: Técnico económica, social, ambiental y política.
El desarrollo de un proyecto que involucre la generación de energía nucleoeléctrica demanda de manera intensiva recursos humanos especializados, infraestructura tecnológica y altos recursos financieros.
¿Hay recursos para desarrollar los proyectos nucleares?
Una central nuclear actual tiene un coste de construcción de $us 4.500 millones por cada Gigavatio de potencia instalada. Funciona las 24 horas del día, aunque todos los años debe realizar una parada técnica para revisar los equipos y en algunos momentos se baja el nivel de producción y no tiene un rendimiento del cien por cien de su potencia nominal.
Entonces el análisis costo beneficio que se obtiene en base a la planificación energética (Oferta demanda del país y la región), permitirá prever la conveniencia de invertir tal cuantía.
Por eso, creo que es importante destacar el impecable aporte de la corporación nuclear rusa Rosatom al desarrollo de proyecto estratégico orientando a construir el mejor centro de investigaciones nucleares de la región, como líder mundial de la industria nuclear.
Es imperante la continuidad del desarrollo del programa nuclear, con los ajustes y oportunidades de mejora que se puedan identificar en una auditoría integral, la construcción del CIDTN y establecimiento de un órgano regulador empoderado y sólido, por el aporte al desarrollo científico y tecnológico, la salud, la agroindustria, entre otros, de nuestro estado boliviano.

OPINIÓN

Estamos en riesgo sin una adecuada seguridad”

Alberto Miranda C.
Especialista en Energía Nuclea
r

Cuando se creó ABEN se le asignaron tres tareas importantes y urgentes, el Ciclotrón, la Planta de Irradiación Multipropósito y el Reactor de Investigación, estas tareas originan demandas de recursos económicos, humanos y de conocimiento.
El Ciclotron está sobredimensionado, lo cual hace que la oferta sea mucho mayor que la demanda. En Bolivia solo existe una institución, que es privada, que tiene un miniciclotron y abastece solo su demanda, produciendo lo que demande. Para solucionar la falta de demanda se crean tres centros de Medicina Nuclear y Radioterapia, que contarán con los equipos PET-CT, uno en Santa Cruz, otro en El Alto y un tercero en La Paz. Pero no se consideran los existentes que tienen experiencia en Medicina Nuclear y también en Radioterapia.
La Planta de Irradiacion Multipropósito, tiene similares deficiencias al Ciclotrón, no se han efectuado tareas de evaluación del Mercado y sobre todo los productos que serán irradiados, esta evaluación también nos indicaría donde debe estar ubicado, para los accesos a la recolección de los productos y la posterior comercialización de ellos.
Al incursionar en el ámbito nuclear a través del reactor, aparecen nuevas obligaciones y demandas, además se da más énfasis a la seguridad y la protección de la población, ya que ingresan los materiales nucleares. El reactor de investigación, por sus características, tiene poca utilidad, básicamente para capacitación y algo de investigación.
La Autoridad Reguladora en el ámbito nuclear tiene características muy especiales, esto por la sensibilidad y el riesgo que implican el uso de las radiaciones ionizantes. La Autoridad Reguladora Nuclear, es ahora un diminuto apendice de la Autoridad de Electricidad y Tecnología Nuclear (AETN).
Esta situación nos conduce desde este panorama desordenado y sombrío, a la conclusión que Bolivia debe contar con instituciones con responsabilidades acordes a su papel y Bolivia debe cumplir sus compromisos internacionales. Además debe efectuar una autocrítica en lo que hizo y en lo que hace actualmente, que no ha variado, valorando sus capacidades y experiencias, con optimización de recursos económicos y sin jerarquizaciones que impidan un desarrollo equilibrado del sector nuclear.
Sin una adecuada seguridad y protección, todos nos encontramos en riesgo.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: