ENTREVISTAS

Las materias primas solo han fortalecido la especulación (Entrevista)

En su visita a Energy Press, el economista yacuibeño Luis Fernando García criticó duramente al pasado gobierno de Evo Morales. El sistema que logró imponer el “socialismo del siglo XXI” dejó la economía estática, sin dar oportunidades a la iniciativa privada, dijo.

¿Se acabó la bonanza económica que brindaron los hidrocarburos?

Se llama “la maldición de las materias primas”. En primer lugar, el Gobierno recibe muchísima cantidad de dinero, no sabe qué hacer y lo vuelve una prebenda de carácter político para seguir ganando las futuras elecciones. Eso te reproduce inflación, pérdida de competitividad, se contraen las exportaciones y, por supuesto, afecta la producción nacional.

Miles de personas pierden su empleo, la riqueza disminuye, pero al mismo tiempo la economía se inunda de dinero proveniente de un circuito de carácter informal y se da el privilegio a los sectores de importación. Entonces comenzó un proceso de crisis cuando las personas que están en el poder utilizan el poder para sacar sólo un beneficio personal.

¿Usted cree que el nuevo Gobierno podrá reactivar los grandes proyectos de industrialización del gas natural que dejó la anterior administración?

Jamás se prodrá hacer eso, porque no hay la suficiente cantidad de oferta de gas; no tenemos la materia prima para esas empresas y cada día la cantidad va disminuyendo. Por otro lado, tenemos otro problema gravísimo en esta curva de oferta y demanda, que la demanda también ha desaparecido. Entonces no tememos ni el producto ni los compradores.

Y el otro problema es que hay un aumento del consumo de energía en el país, muy fuerte, a raíz de las nuevas tecnologías, de la mayor candidad de vehículos. Esa mayor cantidad de vehículos se produce siempre en momentos que va a haber una crisis económica, porque es un síndrome de la gente que dice “no voy a tener dinero más adelante, por lo tanto en este momento compro mi vehículo, porque no lo podré hacer después y adicionalmente asumo una deuda que posiblemente se licue con la hiperinflación”.

Entonces tenemos otro problema, que la sociedad apuesta por la pérdida, porque la economía informal lo que pretende es reposicionar un sistema socialista en el país, como son los socialistas del Siglo XXI y que todavía se dan el tupé de hacer sindicaciones desde un país extranjero a un país soberano cómo es Bolivia.

Ahí encontramos a un desdichado expresidente que exige cuestiones que le dice a su gente que desestabilicen, que creen la sufiente cantidad de problemas, que recrudezcan las medidas y ataques al sector de energías, que son claves. Si usted ataca el sistema energía, ataca la producción. Todo se basa en energía, le quitamos la energía, le quitamos una mano a este país.

En un determinado momento, también esa estratégia ha ido en contra de nosotros, porque han aumentado los precios y no ha permitido que la sociedad se desarrolle, solo se han desarrollado las importaciones, pero la producción nacional no. El totalitarismo se subroga la capacidad imaginativa de los 11 millones de bolivianos, porque una persona cuando no sabe hacer algo cree que el resto no lo puede hacer, y que el Estado tiene que tomar esa consideración del sector productivo.

El Estado ha hecho tres fábricas que no funcionan y a eso lo ha denominado industrialización. Se han puesto, en el mismo tiempo, cerca de 150.000 nuevas empresas que sí industrializan pequeños productos en el país y, sin embargo, a eso no se le llama industrialización. Entonces la maldición de las materias primas ha tenido un componente de eslóganes y de acciones solamente tendientes a fortalecer a un sistema especulativo, ligado obviamente al Chapare.

¿Por qué el Gobierno no pudo eliminar los subsidios a los combustibles?

El problema no son los subsidios, el problema es cuando tu dejas estática la economía como se ha venido haciendo, apreciando la moneda con un tipo de cambio y luego dejando un tipo de cambio estático, el precio de la gasolina estático.

Entonces la gente prefiere algo que está mal pero que de certidumbre, lo que lleva a una crisis total de la economía. Además el socialismo te dice todo quieto: ahí ves a Cuba toda estática, una sociedad totalmente degradada, porque la libertad es la que hace que generes conocimiento, el conocimiento se vuelve cultura y la cultura está relacionada a los negocios y a la apertura en un mundo totalmente globalizado que lleva y trae información. Por lo tanto, necesitamos de estas cuestiones para hacer que cada individuo participe en el sistema productivo.

Por ejemplo, en Australia de cada mil personas, 100 tienen empresas, lo que quiere decir que es un país del primer mundo. Acá nosotros tenemos un empresario por cada mil personas, pero tenemos cuatro importadores, entonces quiere decir que hay algo que no está bien.

¿Continuará Bolivia en la maldición de las materias primas?

Todo el mundo piensa en materias primas y nos hemos acostumbrado a pensar qué productos nos van a dar la solución. Hay que dar oportunidad al producto de la imaginación de 11 millones de personas para ser libres. Se tienen que generar las condiciones para que ingresen al mercado y hay que apoyarlos económicamente, intelectualmente, en su competitividad real.

Hay que tener un capital de riesgo para aquellas personas que intentan algo y que no tienen la capacidad de endeudarse. Hay que fortalecer esta sociedad y para eso está el Estado, que tiene que ser un facilitador, que le pregunte a los 11 millones de habitantes, que le van a dar 5 millones de ideas geniales.

Para eso se necesita recursos económicos, infraestructura, para eso se necesita transferencia de información, aperturar mercados, que las cancillerías, por ejemplo, sean lugares donde se realizan negocios, no lugares donde se realizan relaciónes públicas.

Desde el punto de vista estatista es un mal negocio todo, inclusive lo del litio, porque lo único que vamos hacer es mandar materia prima y el Estado va a concentrar los recursos económicos y vamos a vivir con paros y bloqueos porque no le quieren pagar a Potosí lo que tienen que pagarle.

Entonces hay que darse cuenta, de una vez por todas, que el que va sacar a este país adelante es la iniciativa privada, es la capacidad de tener nueva imaginación, nuevas fórmulas para proyectarse, para producir más.

La pregunta del millón: ¿Se debe mover el tipo de cambio?

Si, claro, se debe de modificar. Pero se debe ser inteligente: se tiene que preparar a la sociedad para hacer eso. Hay que quitar circulante y preparar a la sociedad para que no se asuste.

Podemos colocar a una tablita como lo ha hecho Chile, como lo han hecho otros países. Pero hay que apoyar a los exportadores, hay que devolver su ocho por ciento, más o menos, que se les devolvía para que no exporten impuestos, para que sean más competitivos.

¿Cómo se puede modificar el sistema impositivo que es considerado voraz?

Primero, el sistema impositivo está arcaico, es penalizador y condicionante. Hay que cambiar el sistema impositivo, hay que cobrar más al que gana más y menos al que gana menos. Lo dice la propia Constitución Política del Estado, pero no ha sido aplicado.

Lo otro, no hay una autonomía impositiva. ¿Cómo es posible que se sectores marginales que ganan muy poca plata tengan que pagar el mismo IVA que en lugares donde las condiciones económicas son diferentes?

Tiene que haber un IVA diferenciado. Yo le pondría un sistema de cobro del 8 ó 10% como es en otros países. Adicionalmente hay que depositar ese día en una transferencia bancaria, no hay que esperar a fin de mes.

Podemos fijar políticas para mejorar la situación económica de los ciudadanos por que ese capitalismo, está creado para que tú tengas un auto, una comida, un esparcimiento; para que puedas alimentar a tus hijos, para que vaya a estudiar la universidad y pueda trabajar, y con esos recursos económicos pueda satisfacer el anhelo que tenga. De eso se trata el sistema capitalista.

PERFIL

Luis Fernando García
Analista Económico

Tarijeño, economista por la Universidad San Miguel de Tucumán (Argentina), con varios posgrados. Fue empresario del sector carburantes y docente de cinco universidades bolivianas. Actualmente es analista y columnista de varios medios impresos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: